Maea: Shadow of the God-Emperor

ENANOS ASEDIADOS (parte I)

PJs: Frederick, Golan, Lammar, Roc, Vekhtor, Yctarán

Pocas semanas después del asalto de los goblins, una imponente guerrera portavoz de la lejana ciudad de Anestaris, llamada Arcadia Anovak, integrante de la Honorable Caballería de los Diez Medallones, llega a Veda a pedir ayuda para proteger la Rivera del Tindarin. Sus noticias hablan de un caudillo ogro llamado Ataturk que ha unificado a tres tribus orcas, los Flechas Astilladas, los Barbas Negras y los Colmillos Sangrientos, y que está preparándose para asaltar una comarca donde numerosas ciudades enanas y humanas viven apaciblemente. La reina Clea de Anestaris no va a permitir que sus vecinos caigan ante el enemigo ancestral del Valle, y ha realizado una llamada a todos sus vecinos para que la expulsion de los orcos sea un esfuerzo conjunto, solicitando el reclutamiento voluntario de hombres valientes.

Algunos de los parroquianos de la Taberna de Rekkard deciden unirse a esta causa despues de descubrir que la autoridad de Veda no está dispuesta a prestar ayuda, aparentemente debido a la aparición en Anestaris de una nueva secta religiosa. Quizá por su desarraigo, quizá por bravura, o quizá por ambas, partirán en pocos días hacia una fortaleza enana cercana, después a Hitte, y a Anestaris. Sus nombres: Aris Riverside, Frederick Maximilian, Golan Fluvi, Lammar Letuan , Roc Riverside, Vekhtor Comegraba e Yctarán de Sarik. Al parecer, un largo mes de camino a pie les espera.

Antes de partir, Yctarán habla con Arcadia, contándole que él fue entrenado en la Orden del Dragón. Ella se sorprende, y ambos expresan sus deseos de encontrarse en Anestaris para hablar con más tiempo. Por su parte, Roc recibe de su padre adoptivo el encargo de localizar a un antiguo compañero suyo del ejército en Anestaris.

La expedición parte, y tras algunos problemas con bandidos por el camino, al tercer día de marcha y ya cerca de la fortaleza enana, acuden a socorrer a unos enanos que han sido alcanzados por orcos en el bosque. In extremis consiguen salvar la vida de dos de ellos y de una tiefling que aparentemente trabajaba para los enanos, Bendecida, quienes les cuentan que la pequeña fortaleza está bajo asedio orco. Al parecer, no quedarán más de cuatro o cinco enanos resistiendo en el interior las acometidas de unos cincuenta orcos. Vekhtor Comegraba, sin dudarlo, apela a la épica para que los compañeros ayuden al clan enano, y finalmente convence al grupo de que merece la pena intentar lo que a priori parece un suicidio.

Antes de ir a pedir auxilio a Veda, los dos enanos supervivientes revelan al grupo la existencia de una puerta secreta que da al interior de la fortaleza. Por su parte, Bendecida decide acompañar al grupo para guiarles por dentro de la fortaleza…

Comments

Biyu

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.