Maea: Shadow of the God-Emperor

EL SAQUEO DE ANESTARIS (Parte II)

PJs: Beltenebros, Frederick, Lammar, Roc, Yctarán

Ha pasado un día tras la última batalla y ha corrido la noticia de que el Pelotón de las Ánimas ya no existe. Urol ha sido herido y posiblemente pierda el brazo: quiere que Yctarán lleve su armadura durante el asedio y le dice que hay cosas que no conoce de la Orden del Dragón pero que hasta que el odio no deje de cegarle no podrá verlas con claridad, explicándole que él no tuvo nada que ver con el ataque que sufrió en Darabont. Yctarán y compañía son puestos bajo el mando de Arcadia, para que se les vea públicamente y para que estén en mitad del meollo; esta les pregunta por sus compañeros y les dice que ha dado orden a sus caballeros de que intenten prenderles y ofrecerles rendición. Van a intercambiar a Mashankari por un hombre llamado General Herpetis, un antiguo caballero retirado que fue capturado cuando llegaba a Anestaris a prestar sus servicios, y al que la reina va a nombrar Gran General.

En el lado de Canolia se dice que el clima favorece a los defensores, ya que las lluvias reducen el uso de las armas de polvora, pero la moral no ha decaído por completo. Frederick y compañía han caído un poco en desgracia ya que se cree que el difunto Sven cometió un error dándoles tanta autonomía cuando son aventureros y no militares, y se les manda junto a las tropas de élite normales en lugar de los Tres Mil de Canolia, pero aún así se les asegura que se valora mucho que hayan abadonado a los suyos para venir con ellos aunque no entienden que no se lo hayan contado directamente. Les piden que por favor decidan un nuevo nombre para su grupo, ya que el nombre del Pelotón no tiene especial llamada en Canolia y necesitan identificarlos con facilidad. A pesar de saber que es únicamente por razones propagandísticas, los muchachos deciden actuar bajo el nombre de “Las Sombras de Golan”. La ruptura del Pelotón de las Ánimas es conocida ahora por ambos contendientes, para disgusto de todos.

Han pasado ya 15 días y el asedio no tiene pintas de terminar…

Neceistando rápidamente una acción que suba la moral de los asediados, Arcadia manda a Lammar, Beltenebros e Yctarán a que se infiltren entre las lineas enemigas y en un rápido ataque dinamiten la scolopendra, el gigantesco cañón que es la base de la artilleria canólida. Para que esto sea posible fuerzas especiales de Anestaris atacan por la noche los campamentos, y Roc y Frederick se ven rodeados por multiples enemigos a los que eliminan en un confuso combate. Al amanecer, a las Sombras de Golan se les encomienda parte de una misión para capturar a un caballero de los Diez Medallones y la misión concluye con exito.

Las semanas pasan, y todo parece apuntar a que el asedio durará más de un més. El tiempo sigue pasando y empieza a faltar comida en la ciudad. La defensa de Anestaris es más fuerte de lo que todo el mundo esperaba. Finalmente, sin embargo, los acontecimientos se desencadenan de forma vertiginosa. Tras la llegada de decenas de miles de refuerzos de Canolia, un asalto con artillería permite al gran ejército invasor penetrar en Anestaris.

Se combate calle por calle y casa por casa. Hay ordenes de no dañar la ciudad, pero el descontrol no ayuda a parar los inevitables saqueos. Las Sombras de Golan se enfrentan a Lomgrin Zolarkar, sus compañeros y un clérigo que les cierran el paso, pero tras un duro combate los canólidos pasan sobrepasan la posición; Lomgrin es llevado aparte y reanimado para conocer la situación de los otros miembros del Pelotón de las Ánimas. Mientras tanto, Yctarán, Lammar y Beltenebros se hacen paso hacia el palacio por órdenes expresas de Arcadia pero se detienen cuando ven a Rynn rodeada por una unidad dirigida por un Mago de Guerra canólido. Los muchachos combaten junto a Rynn y le ayudan a acabar con sus contrincantes, pero la elkonig decide quedarse liderando a otros voluntarios que la acompañan y cubrir la retirada del resto del Pelotón.

La ciudad está cayendo mientras las tropas de Canolia entran en tromba. Los canólidos entran en el último reducto del palacio real donde se refugia la reina, sin que pueda impedirse. Yctaran, Beltenebros y Lammar llegan hasta allí y se encuentran frente a frente con el Imperator cabalgando el Dragón de Canolia y, tras un extenuante combate contando con la encubierta cobertura de artillería de Frederick y Roc, sorprendentemente consiguen abatirlo.

El palacio está tomado y los héroes, Pelotón y Sombras, entran en tromba en el interior, Fred y Roc sabiendo que las órdenes eran únicamente de asegurar a la reina. Cynthia Reodgar huye del lugar encontrándose con el Pelotón en las escaleras y les dice a los chicos que los canólidos han penetrado en los aposentos de la reina, haciendo que los chicos aprieten el paso. Cuando llegan hasta lo alto, descubren que la reina se encuentra en manos canólidas y que el heredero de la Corona, un niño de poco más de tres años, ha sido asesinado en su cuna. Los defensores de Anestaris deben rendirse y Clea llora la muerte de su hermano ante los atónitos ojos de los presentes.

Pero esa no es la muerte que realmente hiere al Pelotón de las Ánimas: cuando se lee el listado de bajas de la última batalla, los héroes descubren que mientras cubría sus espaldas Rynn ha muerto. Encontraron su cuerpo sin vida sobre una montaña de canólidos a los que de alguna manera había matado en solitario. Roc, despedazado, llora silenciosamente la muerte de la mujer que amaba. Después de esta experiencia, nadie tiene ganas de seguir adelante.

Y así el Pelotón de las Ánimas se disuelve.

Mientras tanto, en la ciudad de Santuario, dos encapuchadas se encuentran frente a Zaladiel, que agradece a una de ellas sus servicios… y la mujer resulta ser Cynthia; Zaladiel tomará a Cynthia como una de sus esposas y cuando este parte la otra encapuchada, Vania, muestra su repugnancia hacia esta. Zaladiel se reúne despues con Wyren Letuan y ambos hablan sobre su prisionera, que no es otra que Savannah, y que desde que ha llegado únicamente repite las visiones de Zaladiel. Wyren teoriza que quizás las habilidades de esta sean más de medium que de vidente; y en su celda, Savannah anuncia el nombre de la reliquia…

Y mientras tanto, en una base en las montañas, el caballero Agaethis Björn recibe noticias de que el Magisterio se está moviendo y ordena a los suyos que comiencen a prepararse para dejar su base actual. Él tambien ha descubierto el nombre de la reliquia…

Se trata del Hiperion

FIN DEL CICLO 1

Comments

Biyu

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.