Saraedryl Ghaele

Gélida y distante maga eladrin

Description:
Bio:

Saraedryl nació en Mithendúin, una ciudad eladrin en Feywild, situada en el la frondosa selva que es equivalente al Desierto de Anqurauq en Tarkin. La ciudad de Saraedryl es territorio ghaele, parte de las tierras de uno de los clanes de la Corte Feérica, y se encuentra bajo el mando de uno de los Señores Sidhe: Anduran, aquel que trae la escarcha sobre el mundo mientras todos duermen.

Desde niña Saraedryl vivió y jugó por las fantásticas tierras de Feywild, haciendo ocasionales escapadas a Tarkin para gastar travesuras a las gentes del lugar como robar ropa de tendederos o asustar a las vacas para que se les agriara la leche. Como el resto de los eladrin fue entrenada en el uso de la espada en cuanto alcanzó la adolescencia, el antiguo arma que los suyos habían traído de Tarkin cuando habían huído del mundo milenios atrás. De carácter tranquilo y apacible, nunca tomaba parte de las numerosas aventuras que los suyos vivían en los alfrededores y prefería columpiarse de los tejados de Mithendúin y tocar extrañas melodías en su flauta.

Sólo la insistencia de su hermana le llevó un día de primavera a Tarkin. La joven se estaba viendo con un humano de la ciudad de Canolia y convenció a Saraedryl de que la acompañara a esta. Allí fue donde conoció a un anciano humano llamado Evaristus, que fue amable con ella y le explicó el camino a seguir, y cuya próxima importancia en su vida no podía ni imaginar.

De vuelta a Mithendúin y dado su poco aprecio por la espada, Saraedryl comenzó a estudiar otra de las artes de los eladrin: la magia. Las runas, los chakras y los caminos iniciáticos parecían gustarle a la joven, que pasaba noches en vela dibujando diagramas esotéricos y estudiando el movimiento de las estrellas en los tres Ecos. Sólo había un problema con su nueva afición: su talento, o más bien su falta de él. Sus maestros intentaron disuadirla repetidas veces de que abandonara el camino mágico pero Saraedryl se negó: el estudio de la Primera Disciplina le emocionaba y le mostraba un lado del mundo (de los mundos) que le fascinaba. Pero su duro trabajo no bastó para progresar como maga: sus compañeros de estudios iban avanzando niveles y progresando, pero ella seguía dibujando diagramas y mirando estrellas.

Tras veinte años de frustrado estudio, Saraedryl fue obligada a abandonar la escuela mágica para que alumnos con mayor talento pudieran unirse a ella pero, como recompensa por sus esfuerzos, los ancianos le encontraron un puesto en la Guardia Invernal de Anduran. Sin ninguna vocación ni ninguna esperanza, Saraedryl fue retrayéndose y se acostumbró a hablar lo mínimo indispensable, convirtiéndose sin querer en la ghaele perfecta. Quiso el destino que sus escasas habilidades mágicas le salvaran de perecer a manos de un grupo de Orcos Rojos que detectaron a su escuadra cuando penetraban en Draenoth para realizar un reconocimiento. Únicamente ella y Asumath, el carismático líder de su escuadra, sobrevivieron, y fue gracias a la repentina aparición de un mago humano que desintegró a los orcos en escasos segundos. Saraedryl no reconoció a Evaristus en aquel momento, pero este sí que la reconoció a ella y, por razones que sólo el mago conoce, extendió su mano y le pidió que le acompañara a Canolia a conocer sus caminos: los caminos de la hematomancia.

El entrenamiento bajo Evaristus fue duro y se extendió durante varios años, tras los cuales este le mandó en una Misión de Búsqueda, diciéndole que no volviera hasta que no estuviese preparada para enfrentarse a cualquier prueba que el mago pudiera presentarle.

Saraedryl Ghaele

Maea: Shadow of the God-Emperor Biyu