Veda

Población: 3000 habitantes
Gobierno: Gobernador y Consejo Ciudadano (dependencia de facto de Hitte)
Defensa: Guarnición hittita; guardia ciudadana.
Comercio: Bienes básicos, maderas de alta calidad.
Organizaciones: Ninguna de importancia.

Veda es una ciudad pequeña, más grande que un poblado pero más pequeña que una ciudad. Su población oscila en torno a los 3000 habitantes. Se encuentra a apenas 4 kilómetros de la playa del Gran Lago, en realidad una laguna de agua salada, y a las orillas de un inmenso río maderero que hace de eje central del Valle, el Lumberway. Sus habitantes viven principalmente del pastoreo y de trabajar la madera: de hecho, las finas maderas de Veda son consideradas como las mejores de la región. A apenas veinte kilómetros al oeste se extiende la inmensa cordillera que hace de límite sur del valle y sus últimas estribaciones llegan hasta las lindes de la ciudad, que son escarpadas y llenas de cuevas fluviales. La vegetación de la zona es escasa y de hoja caduca: robles, carrascas y algún abedul. Los colores marrones y amarillos predominan en la zona durante casi todo el año excepto por las coloridas flores de la primavera, así como las numerosas gargantas y barrancos producidas por las irregulares lluvias de la zona.

La ciudad está construída radialmente a partir de una plaza central, la Plaza Mayor. Las zonas alrededor de esta plaza conforman el Barrio Antiguo de Veda, hoy en día ocupado principalmente por comercios diversos y por algunas personas de nivel económico alto. Más allá del Barrio Antiguo existen diversas barriadas, todas ellas de pequeño tamaño excepto por el Barrio de los Artesanos, que ocupa casi un cuarto de la ciudad y está dedicado a la protoindustria maderera. Están el Barrio de la Fortaleza, construído alrededor de la guarnición hittita; el Barrio de la Bruja, una pequeña manzana donde se han emplazado muchos brujos y magos; el Distrito de Los Puentes, construído alrededor de un afluente del Lumberway y que hace tanto de barrio rojo como de bajos fondos de la ciudad; la Madriguera, un barrio suburbial situado a las afueras de la muralla y que hace tanto de barrio de chabolas como de ghetto para muchos no humanos. Dentro de la ciudad únicamente hay una iglesia a Nemedes, patrón del Lumberway, y una modesta catedral del Magisterio, pero el resto de religiones no malignas poseen ermitas en los alrededores.

Los alrededores de Veda tienen algunos lugares de interés que atraen a los viajeros curiosos. El más aparente es el Viejo Tom, una inmensa cara de aspecto élfico y solemne de origen desconocido que se encuentra tallada en la cara de un barranco a escasos minutos de Veda, surgiendo entre dos cataratas. En el Gran Lago, a apenas diez minutos en barca, hay una isla rocosa donde la única edificación es una torre que se dice que está ocupada por algún tipo de mal que se supone de antes de la época del Dios-Emperador. En mitad de los bosques hay un círculo de piedras que dicen forma parte de una antiquísima cultura que adoraba a los bosques como si fueran una entidad viva y que parece tener algún tipo de cualidad mágica. Al norte del Viejo Tom se encuentran las Serpientes de Veda, una red de pasadizos subterráneos que en tiempos formaban parte de algún sistema de defensa pero que hoy en día acoge a monstruos diversos.

La ciudad de Veda es predominantemente humana, dividida a partes casi iguales entre humanos de piel blanca y pelo oscuro y otra raza de humanos de ojos rasgados y piel más oscura, pero algunas otras razas subsisten en la zona. Un clan mediano que gestiona el transporte de troncos por el río vive proximadamente un kilómetro al norte en un pequeño asentamiento. Un clan enano que tiene su base en las montañas del Valle al oeste mantiene una pequeña fortaleza defensiva que tiene firmada con Veda desde hace décadas un tratado de defensa mútua. Los bosques a lo largo de la orilla del lago han sido habitados por elfos que ráramente son divisados en la ciudad pero que tienen la bastante interacción como para que algún semielfo haya sido divisado por la ciudad. Dentro de la propia ciudad vive una población tiefling nada despreciable, especialmente por los barrios más conflictivos, y algún forjado sobrevive realizando trabajos manuales de gran esfuerzo. Se cree que en Feywild existe una ciudad eladrin más o menos donde se encuentra el Viejo Tom, pues en esa zona no es infrecuente encontrarse con miembros de esta raza. Respecto a los draconatos, existen dos ciudades enzarzadas en una guerra eterna al otro lado de la cordillera y algunos exiliados de ambas ciudades se han abierto camino hasta el Valle, especialmente hasta un pequeño asentamiento que se extiende en las zonas baldías al pie de la cordillera. Todas estas razas pueden ser encontradas en Veda, generalmente trabajando para la industria maderera.

Políticamente Veda depende de la cercana ciudad de Hitte, una de las dos ciudades más grandes del Valle, que mantiene una guarnición en la ciudad para proteger sus inversiones en la protoindustria maderera. Las relaciones con la gente de Hitte suelen ser tirantes, pero nada comparado con la intensa rivalidad que mantiene Veda con el poblado pescador de Buoyancy, al otro lado del Gran Lago; Veda se mantiene neutral con el cercano poblado portuario de D'Aspem. La ciudad está oficialmente dirigida por el Gobernador, título burocrático de la época del Dios-Emperador que ha adquirido carácter hereditario, pero el poder de este se encuentra firmemente limitado por el Consejo Ciudadano, un órgano representativo de doce consejeros habitualmente surgidos de los industriales madereros y otros burgueses de la ciudad. El Consejo mantiene un pequeño cuerpo policial, la Guardia Vedana, que se enfrenta en numerosas ocasiones a los arrogantes soldados de la guarnición hittita.

Los alrededores de Veda tienen fama de ser peligrosos, y no es una fama desmerecida. Una vez que se superan los límites de la fortaleza enana o se aleja uno más allá de un radio de cinco kilómetros de la ciudad, las posibilidades de algún encuentro desagradable son bastante elevadas. La fauna de la zona no es especialmente peligrosa, descontando a la población local de buitres, algún grupo de lobos o algún oso pardo solitario, y se suele limitar a varios jabalíes de gran tamaño, pero algunas criaturas peligrosas llaman a la zona su hogar. La principal preocupación de los vedanos son los goblins que ocupan las cuevas de las orillas del lago desde tiempos inmemoriales y que se han convertido en ladrones de ganado frecuentes y en secuestradores y asesinos no tan infrecuentes. Una tribu orca de gran tamaño tiene su base en las montañas y en numerosas ocasiones ha enviado comandos o grupos armados a aterrorizar las tierras del Valle. Un grupo de gnolls habita unas cuevas que la gente ha aprendido a evitar, ya que estas criaturas se encuentran entre las más peligrosas de la zona. Aparte de estos, los barrancos de la zona suelen servir de morada para diversas criaturas peligrosas de diversa índole, desde nebriths hasta ettins. Respecto a grupos humanoides, las quebradizas calzadas son pasto de dos grupos de malhechores de distinta índole: una bandada de asesinos despiadados que se han mudado desde las ciudades del norte buscando lugares de caza más fáciles, y un grupo de salteadores de corte revolucionario que utiliza los atracos para costearse su cruzada política.

Los Planos tienen algún acceso menor a la zona de Veda, pero excepto algunas historias sobre el Feywild y sus gentes, nada más se sabe de manera popular.

Veda

Maea: Shadow of the God-Emperor Biyu