Heraklis

Población: 200.000 habitantes (capital)
Gobierno: Estado Federal Monarquico
Defensa: Sombreros Negros (ejercito regular, 10.000 efectivos), Milicias de Heraklis (100.000 ballesteros)
Comercio: Importador de multiples materiales via marítima, exportador de salitre
Organizaciones: Auditores (policia política secreta)

“Heraklis” se utiliza para nombrar tanto un pais de reciente creación al Este del Valle de Sylwir como la importante polis que es su capital.

Heraklis es una ciudad de aspecto romano en muchos aspectos, pero con muchos edificios relativamente nuevos de aspecto renacentista que se emplean para las instituciones públicas. La ciudad tiene 200000 habitantes, pero ha extendido su dominio sobre muchas otras pequeñas y medianas ciudades al Este del valle, totalizando como país hasta tal vez medio millón de habitantes repartidos por un territorio relativamente extenso.

Heraklis es una monarquía personal cuyo único límite son las sensibilidades de las diferentes pequeñas ciudades y regiones que forman la nación y que conservan en su mayor parte independencia administrativa y representación política. La dinastía en el poder intenta aumentar la centralización y la sensación de unidad nacional. Actualmente solo el ejército está centralizado, se permite a las ciudades miembros tener pequeños retenes de guardia, pero la práctica totalidad de la defensa está coordinada nacionalmente.

El ejército regular de Heraklis es una fuerza profesional formada por 10000 soldados de infanteria, de los cuales la mitad disponen de caballos para transporte, pero no para su uso en el campo de batalla. Armados con picas y armaduras ligeras se caracterizan más por su mobilidad y organización que por su potencia. Se les reconoce facilmente por que llevan unos sombreros de paja teñidos de negro para cubrirse del sol. Actualmente las reformas continuan y se están empezando a introducir armas de pólvora en algunos regimientos, además todos los regimientos disponen de magos y otras unidades de soporte. Adicionalmente la ciudad se jacta de poder reclutar hasta 100000 ballesteros es caso de ser necesario. En caso de ser necesaria caballería o infanteria pesada Heraklis tiene que recurrir a mercenarios afincados en sus regiones orientales. Para hacer efectiva su defensa y plan de unidad nacional varias fortalezas se levantan en puntos estratégicos de la periferia del pais, mientras que un gran camino cruza la nación de oeste a este.

Aunque Heraklis es vista como una potencia peligrosa y expansionista debido a sus actividades posteriores a la muerte del Dios Emperador, el monarca actual – Sebastian Ashe- ha aplacado en parte estas observaciones con una política de consolidación. Las montañas y el desierto que separan este pais del Valle de Sylwir han conseguido que los habitantes del Valle se sientan seguros ante este nuevo estado.

El territorio que Heraklis considera como suyo está limitado al norte por una árida meseta montañosa, al oeste por las cordilleras del Valle de Sylwir, al Sur por el mar, y al Este por una poco poblada zona de marismas. El país se extiende sobre todo a lo largo de la costa con una extensión comparable a la de un cuarto o un tercio del Valle. La tesis oficial es que en esta región existió una poderosa nación antes de que el Dios-Emperador la subyugara, y los Ashe no están haciendo más que recobrar ese orden político natural. Para apoyarles disponen de varias herramientas, por un lado varias reliquias que dicen apoyar sus tesis, una de esas reliquias es la tablilla de Heraklis. Encontrada por un arqueologo hace siglos, y que contendría un mapa del pais original según la tesis oficial, y otros datos por descifrar. La otra herramienta son los Auditores, la policía política secreta de los Ashe, que realiza diferentes actividades para asegurarse de que la propaganda pro-nacionalista tiene el máximo efecto y otras iniciativas para localizar y neutralizar a los opositores; oficialmente los auditores son la policia interna anti-corrupción, y son parte del pequeño Ministerio de Hacienda.

Racialmente los Ashe son humanos, y aunque no son abiertamente racistas tienen claras preferencias humanas. Por ejemplo, los requerimientos de altura y velocidad de carrera hacen imposible que enanos y halfling puedan servir en el ejército. En secreto los Auditores procuran que se mantenga a “sospechosos no humanos” fuera de cargos importantes, todos los auditores conocidos son humanos o semihumanos.

Heraklis

Maea: Shadow of the God-Emperor maromo1