Maea: Shadow of the God-Emperor

ENANOS ASEDIADOS (parte II)
PJs: Bendecida, Frederick, Golan, Lammar, Roc, Vekhtor, Yctarán

Esa noche el grupo parte en dirección a la fortaleza. La decisión de atacar de noche y sin iluminación acaba volviéndose en su contra, ya que los chicos no logran encontrar la entrada secreta a la fortaleza y se pierden entre los riscos, debiendo esperar al amanecer.

Los muchachos encuentran una entrada excavada en la roca, aparentemente una salida de resíduos que, según Bendecida, lleva hasta la antigua fortaleza subterránea enana y tambien hasta las minas. En la propia puerta los chicos tienen un desagradable encuentro contra tres kobolds que les disparan desde la protección de una reja y varios perros de guerra orcos, que muerden a Roc en el brazo. Tras el desconcierto inicial, los chicos logran acabar con los guardias y penetran hasta la sala de máquinas de las minas, una enorme maquinaria de vapor protegida por cuatro fieros guerreros orcos. Tras el primer encuentro de proyectiles, los virotes de Golan y las balas del mosquete de Frederick rompen el sistema de refrigeración de la máquina, causando que inmensas levas recorran la sala como si de péndulos afilados se tratasen, derribando violentamente a Bendecida y poniendo al resto en peligro. El combate es salvaje y Frederick y Golan son derribados por los agresivos orcos, pero entre las crecientes habilidades curativas de Aris y la habilidad de los chicos, estos son finalmente derrotados.

El camino despejado, los chicos ascienden por el laberinto de túneles guiados por Bendecida y finalmente llegan hasta la fortaleza. Sin excesivos problemas, los chicos llegan hasta el antiguo comedor, donde los orcos han hecho su puesto de mando. Cuando asaltan el lugar, descubren sorprendidos que el mismísimo Gronah Stormhammer, caudillo de los Flechas Astilladas, lidera el ataque. El combate es brutal, orcos muriendo a diestro y siniestro y Gronah moviéndose como un diablo enloquecido, y Bendecida pronto cae inconsciente tras un brutal hachazo. Pero cuando Gronah es finalmente atravesado los chicos ven que peor estaba por llegar, cuando un joven dragón de escamas blancas bardado para montura atraviesa la puerta y lanza su terrible aliento escarchado, derribando a Vekhtor y Lammar.

El aliento de hielo deja fuera de combate a Yctaran y Roc temporalmente, forzando a Frederick y Golan a lanzarse contra él a la desesperada. Con la ayuda de Aris, los cinco muchachos finalmente se unen al combate y con bastante sufrimiento logran acabar con el dragón, para regocijo de los enanos que llegan en ese momento a la sala. Los chicos son acogidos como héroes y les invitan a pasar la noche en la fortaleza, especialmente para cuidar la herida del brazo de Roc antes de que se infecte. Golan toma la marca de las Flechas Astilladas del lomo del dragón: seguramente la gente de la Rivera del Tindarin agradecería saber que estaban planeando cortar los posibles refuerzos atacando la fortaleza enana y que uno de los tres caudillos orcos han caído. Tras la victoria, los enanos les dan un salvoconducto para su clan en las montañas y les recompensan por su salvamiento.

Bendecida, por su parte, decide acompañar al grupo hasta Anestaris y sumarse a la campaña contra los orcos de Ataturk.

Resultado final:

  • Todos pasan a nivel 2
  • Frederick obtiene una espada corta de duelista +1.
  • Vekhtor obtiene una armadura de placas enana +1 y un símbolo sagrado de salud.
  • Yctarán obtiene unos guanteletes de fuerza de ogro.
View
ENANOS ASEDIADOS (parte I)
PJs: Frederick, Golan, Lammar, Roc, Vekhtor, Yctarán

Pocas semanas después del asalto de los goblins, una imponente guerrera portavoz de la lejana ciudad de Anestaris, llamada Arcadia Anovak, integrante de la Honorable Caballería de los Diez Medallones, llega a Veda a pedir ayuda para proteger la Rivera del Tindarin. Sus noticias hablan de un caudillo ogro llamado Ataturk que ha unificado a tres tribus orcas, los Flechas Astilladas, los Barbas Negras y los Colmillos Sangrientos, y que está preparándose para asaltar una comarca donde numerosas ciudades enanas y humanas viven apaciblemente. La reina Clea de Anestaris no va a permitir que sus vecinos caigan ante el enemigo ancestral del Valle, y ha realizado una llamada a todos sus vecinos para que la expulsion de los orcos sea un esfuerzo conjunto, solicitando el reclutamiento voluntario de hombres valientes.

Algunos de los parroquianos de la Taberna de Rekkard deciden unirse a esta causa despues de descubrir que la autoridad de Veda no está dispuesta a prestar ayuda, aparentemente debido a la aparición en Anestaris de una nueva secta religiosa. Quizá por su desarraigo, quizá por bravura, o quizá por ambas, partirán en pocos días hacia una fortaleza enana cercana, después a Hitte, y a Anestaris. Sus nombres: Aris Riverside, Frederick Maximilian, Golan Fluvi, Lammar Letuan , Roc Riverside, Vekhtor Comegraba e Yctarán de Sarik. Al parecer, un largo mes de camino a pie les espera.

Antes de partir, Yctarán habla con Arcadia, contándole que él fue entrenado en la Orden del Dragón. Ella se sorprende, y ambos expresan sus deseos de encontrarse en Anestaris para hablar con más tiempo. Por su parte, Roc recibe de su padre adoptivo el encargo de localizar a un antiguo compañero suyo del ejército en Anestaris.

La expedición parte, y tras algunos problemas con bandidos por el camino, al tercer día de marcha y ya cerca de la fortaleza enana, acuden a socorrer a unos enanos que han sido alcanzados por orcos en el bosque. In extremis consiguen salvar la vida de dos de ellos y de una tiefling que aparentemente trabajaba para los enanos, Bendecida, quienes les cuentan que la pequeña fortaleza está bajo asedio orco. Al parecer, no quedarán más de cuatro o cinco enanos resistiendo en el interior las acometidas de unos cincuenta orcos. Vekhtor Comegraba, sin dudarlo, apela a la épica para que los compañeros ayuden al clan enano, y finalmente convence al grupo de que merece la pena intentar lo que a priori parece un suicidio.

Antes de ir a pedir auxilio a Veda, los dos enanos supervivientes revelan al grupo la existencia de una puerta secreta que da al interior de la fortaleza. Por su parte, Bendecida decide acompañar al grupo para guiarles por dentro de la fortaleza…

View
DISCÍPULOS DE LA LUNA NEGRA (parte II)
PJs: Ecamón, Golan, Roc, Yctarán

Los muchachos entran con ciudado en la cueva, descubriendo pronto a un grupo de goblins que cae ante ellos.

En la estancia central de la cueva, aún más goblins les esperan e Yctarán cae ante dos de ellos, que parecen estar a cargo de las defensas de esta. Mientras Roc y los demás acaban con estos goblins, Aris usa de nuevo sus poderes para salvar a Yctarán de las garras de la muerte. La cueva aparentemente despejada, los chicos llegan hasta una puerta de aspecto antiguo, que abren con ciudado, apareciendo ante su sorpresa ante un río subterráneo y un molino de agua que aparentemente acciona un dispositivo. En cuanto son divisados, dos goblins berserkers cargan a por ellos acompañados por un draco guardian. Roc hiere de gravedad al draco en una pata, pero no puede evitar que ambos goblins rompan sus líneas y les hagan bastante daño.

Muy heridos, los chicos deciden no obstante continuar: la vida del chico puede estar en juego. Por fin los chicos llegan a la última estancia de la cueva: en ella hay inmensa maquinaria de manufactura aparentemente azlán, la estatua de un caudillo de esta raza y, sentado sobre un improvisado trono, Kucharik, el brujo goblin que dirige a este grupo incursor, y junto a él sus guardaespaldas. Los héroes intentan atacar a este pero, al ver sus poderes mágicos, deben retroceder hasta la cámara del río subterráneo, donde Kucharik invoca una niebla sortílega y ciega a Yctarán con sus conjuros. Viendo a Golan y Aris intentar retroceder, Kucharik utiliza su Vara de Huesos y alza a un par de esqueletos azlán para cerrarles el paso. Yctarán y Roc se enfrentan a Kucharik sobre el puente del río y, junto a los conjuros de Hecamón y los dardos del pequeño Golan, logran finalmente derrotarle y arrebatarle la Vara antes de que su cuerpo muerto se desplome a las gélidas aguas subterráneas. Aris, por su parte, logra mantener a raya y destruir a los esqueletos.

Los chicos, triunfantes, liberan al muchacho y obtienen el tesoro goblin, además de una cimitarra mágica azlán.

Pero a la salida les espera una desgradable sorpresa: el desconocido del Hotel Veda, un inmenso y aparentemente poderoso hombre llamado Aeneas, que exige de los chicos la Vara de Huesos a cambio de dejarles con vida. A pesar de las quejas de Ecamón, algo le dice a Yctarán que Aeneas es muy capaz de cumplir su amenaza, así que le entrega la Vara y este parte.

Victoriosos pero con regusto amargo, los chicos vuelven lentamente de vuelta a Veda. Allí, tras descansar de la tremenda paliza que se han pegado esta madrugada, se reúnen a la noche siguiente en la taberna para celebrarlo a lo grande. Y no es para menos, puesto que todos están vivos y de una pieza, el niño está de vuelta, y el relucir de las monedas de oro y los objetos encontrados brilla en la mente de todos. Entre los ligeros efluvios etílicos de la fiesta, alguno de los integrantes del grupo llega a proponer llamarse Los Motivados de Rekkard.

Resultado final

  • Nadie pasa de nivel.
  • Yctarán obtiene una cimitarra relampagueante +1.
  • Roc obtiene unos brazales de disparo preciso.

View
DISCÍPULOS DE LA LUNA NEGRA (parte I)
PJs: Frederick, Roc, Yctarán

Otoño del 4040.

Veda. En la vieja cabaña del Loco Franken, el joven Yctarán apoyado por su compañero Roc interroga a este sobre el desaparecido Agaethis descubriendo muy poco, aparte de que este parecía interesado por un objeto de poder y de que parece ser que en el Desierto de Anqurauq ha aparecido un Orbe de Dragón, el primero desde el Cénit Caótico y que los draconatos se están aniquilando entre sí por su posesión. Antes de que partan, Franken le entrega a Roc un arco espléndidamente cordado de su propia creación… como recuerdo…

Cae la noche y los dos muchachos llegan a la Taberna de Rekkard, donde sus compañeros ya se están preparando para la final de dados, especialmente el oponente de Roc: el joven elfo Frederick. Los muchachos se conocen desde hace seis meses, cuando unos orcos entraron en la taberna buscando gresca y entre todos los expulsaron;  Cynthia, entonces la camarera de la taberna, les convenció de unirse a la liga de dados para no perder contacto.

La noche transcurre entre risas y cervezas. La tiefling Tea pronto queda inconsciente de tanta cerveza, y la partida concluye con un sorprendente empate entre Roc y Frederick. Mientras los muchachos discuten entre risas la manera de lidiar el desempate, Frederick se acerca a la barra a por bebidas y es molestado por dos muchachos del Magisterio, que aparentemente no ven muy bien la relación que este tiene con la humana Cynthia. Gracias a la intervención de Yctarán los muchachos acaban abandonando la taberna entre refunfuños, y la final queda decidida a favor de Roc.

Noche profunda. El mediano Golan y el tiefling Ecamon deciden salir de la taberna para descansar, y el enano Vekhtor se lleva a Tea a casa. Todos se han ido a casa, excepto Roc, Frederick, Yctarán, Cynthia y la joven Aris, prima de Roc, que mientras ayuda a Rekkard a limpiar comenta que un desconocido ha alquilado para sí solo toda una planta del Hotel Veda, y que parece que se ha llevado a toda la Guardia Vedana consigo. Yctarán piensa quién podrá ser el rico desconocido y sugiere una visita nocturna para descubrirlo… y entonces un joven pastor, ensangrentado, entra en la taberna diciendo que goblins han asaltado sus establos y no solo robado sus ovejas, ¡sino secuestrado a su hijo!

Como una exhalación, Roc, Frederick, Yctarán y Aris salen corriendo en dirección a los establos, mientras Rekkard cuida del pastor y Cynthia corre a la guarnición hittita en busca de refuerzos… 

Los cuatro muchachos corren hasta la granja y pronto se reúnen con dos soldados hittitas. Cuando llegan a la granja, se la encuentran parcialmente en llamas y aun grupo de veinte esbirros goblins rezagados intentando llevarse al rebaño de ovejas. Por primera vez los héroes cargan contra su enemigo, las flechas de Roc derribanbdo goblin tras goblin mientras Frederick se infiltra en la retaguardia e Yctarán intenta resistir la acometida goblin a pesar de no llevar armadura. Aunque los héroes no pueden evitar que los soldados hittitas caigan, los goblins son completamente aniquilados. Sin dilación, los chicos comienzan a seguir el rastro goblin y se internan en los bosquecillos de los alrededores de Veda hasta que, tras dos horas de rastreo, llegan hasta una pequeña fluvial. No logrando llegar sin ser descubiertos, los chicos se lanzan contra los dos guardias goblins de la puerta y comienzan a recibir fuego de dos mercenarios kobolds escondidos en los cerros. Frederick acaba con los kobolds y tras el combate Aris por primera vez utiliza sus habilidades curativas para sanar al malherido Yctarán. Decidiendo no perder tiempo para descansar, los muchachos se disponen para entrar en la cueva cuando de repente llegan sus amigos Ecamon y Golan, a los que Cynthia ha explicado la situación. Decidiendo que Frederick es el más rápido y familiarizado con los bosques, este corre en dirección a Veda para avisar a la guarnición hittita de la localización de la guarida goblin.

Yctarán, Roc, Golan, Ecamon y Aris se preparan para entrar en la cueva.

View
PRÓLOGO

Tarkin.

4000 años han pasado desde el Cénit Caótico... Un mundo arrasado que poco a poco se recupera… 

En la nueva Maea nuevos incidentes aparentemente no relacionados están ocurriendo a la vez…

Un grupo de seis misteriosos guerreros bautizado como los Merodeadores está vagando por Maea, aparentemente realizando tareas para un señor desconocido…

Mientras tanto, se dice que en el Desierto de Anqurauq, en tierras draconatas, ha resurgido un Orbe de Dragón, reliquia mítica de la Guerra de Maea, y que varios caudillos están combatiendo entre sí por el control de este…

Una muchacha ha aparecido y dice hablar con la voz del Dios-Emperador, realizando una serie de prodigios que ningún sacerdote es capaz de explicar…

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.