Rynn

Resucitada y amnésica Merodeadora elkonig

Description:
Bio:

Rynn fue expulsada de su tribu cuando nació y fue adoptada por gente de una aldea en el Bosque de Arrowhead. Cuando apenas tenía 15 años de edad, Rynn escapó de su casa y vagó por el Valle durante varios meses, siendo captada por la secta darmere. Convencida de la necesidad del dominio del Mal Elemental sobre el mundo, Rynn utilizó una misteriosa habilidad psíquica que le permitía rastrear a la gente para llevar a los asesinos de la secta hasta los escondites de muchos de sus enemigos. Creciendo en poder dentro de la secta, Rynn fue finalmente convertida en una asesina de la secta y fue tras acabar con su primera víctima (un hombre de cincuenta años que había mirado absorto los cuchillos de la joven elkonig) cuando algo en su interior se removió y Rynn se dio cuenta de en qué se había estado convirtiendo. Cortando todos sus lazos con la secta, Rynn se convirtió en una conocida cazadora de recompensas en la ciudad de Hitte gracias al apoyo del mafioso Cruenar, que utilizó información sobre los asesinatos que Rynn había ayudado a hacer para extorsionarla. Cuando el Pelotón de las Ánimas llegó hasta Hitte y acabó con Cruenar, Rynn decidió acompañarles hasta Anestaris, donde se le ofreció un puesto en el grupo. Por primera vez haciendo algo remotamente bueno en su vida, Rynn aceptó. Tras el final de la Cruzada de Clea, Rynn y Roc Riverside partieron hacia Canolia en busca del Templo de las Siete Esquinas, ella teóricamente interesada por sus supuestas riquezas pero en realidad intrigada por el misterioso arquero humano.

Rynn y Roc llegaron a Canolia y se establecieron allí, realizando pequeños trabajos y buscando información sobre el Templo de las Siete Esquinas. Pasando los días Rynn y Roc comenzaron una relación amorosa. Siendo una cabeza de turco perfecta para su conspiración, Rynn fue capturada por el traidor Sandorin, que dijo haberla capturado intentando atentar contra la vida de los Reyes. Roc se reunió con el Pelotón de las Ánimas con la intención de rescatarla, para lo que tuvieron que derrotar a los Jueces del Templo y desbaratar la conspiración de Sandorin, ganando finalmente su libertad. Tras esto, Rynn se reincorporó al grupo, acompañándoles en el Campeonato Flotante de Silverhand y sus aventuras en tierras de Reyd, a través de los emaciados del Pozo de las Sombras y por fin de vuelta al Valle, mientras su relación con Roc se afianzaba cada día más. Cuando Aris, prima de Roc, fue secuestrada por un grupo de rufianes, Rynn decidió irse con ella a su aldea natal durante unas semanas tanto para preparar el funeral de su madre adoptiva como para que su amiga pudiera desconectar y no se volvió a reunir con el grupo hasta las vísperas del Saqueo de Anestaris.

Aunque le dolió tener que separarse de Roc, el corazón de Rynn le decía que debía permanecer en Anestaris y ayudar a la muchísimo más débil ciudad frente a las poderosas fuerzas de Canolia. Despidiéndose de Roc con una última noche de pasión, Rynn estuvo al mando de un grupo de soldados durante el mes que duró el asedio. Cuando las murallas por fin cayeron, Rynn y sus hombres mantuvieron ocupados a un grupo de caballeros de los Tres Mil de Canolia para que sus compañeros pudieran proteger a la reina, devolviéndoles de esa manera el que la rescataran del Templo. Rodeada por un enorme número de habilidosos enemigos, Rynn murió valientemente creyendo haber encontrado la redención. Su cuerpo fue descubierto sobre una pila de guerreros enemigos y enviado de vuelta al Bosque de Arrowhead para que fuera enterrada como una elfa. Su muerte sumió a Roc en la desesperación y le guió a través de un camino muy oscuro.

Por desgracia, su descanso no iba a ser muy largo. Su increíble valor en la batalla había sido contemplado por alguien: los Merodeadores del Segundo Centinela, un temible grupo formado por siete guerreros extradimensionales que actuaban como una fuerza de élite para su señor. Cada miembro un notable guerrero de uno de los planos que el Segundo Centinela había conquistado o pensaba conquistar. Siguiendo órdenes de su seor, los Merodeadores violaron la tumba y recogieron el cuerpo inerte de Rynn, llevándolo despues ante su señor. Este la colocó en una cápsula de éxtasis, sabiendo que si todo iba bien tarde o temprano podría utilizarla. En el peor de los casos, siempre podría pasar a formar parte

En efecto, ocho años despues un aliado temporal del Segundo Centinela, Elabrin Elkonig, le entregó a los Merodeadores la tecnología tras las Doce Perlas y, utilizándola, creó una perla número trece: Rynn había vuelto a la vida, su cuerpo completamente revitalizado pero sus memorias desaparecidas para siempre. El Segundo Centinela la entregó a los señores de la guerra de uno de sus planos conquistados para que la adiestraran; el brutal entrenamiento poco a poco despertó los instintos de combate olvidados de la joven y esta se transformó no sólo en una guerrera muchísimo más poderosa que antaño, sino en una pieza fundamental del Ejército Sin Fin. Cuando uno de los Merodeadores murió meses despues, el Segundo Centinela la nombró su reemplazo temporal y la envió de vuelta a su mundo, ahora transformada en una fría y violenta guerrera en la que poco quedaba de la Rynn original. Durante el asalto a la ciudad de Sarik, Rynn vio brevemente a Roc, a quien no reconoció.

Durante los siguientes quice años, Rynn asumió el mando del Pelotón de las Ánimas, ahora un grupo mercenario a sueldo del Centinela, tras matar a Lucier, y pronto se convirtió en azote de las fuerzas aliadas y pieza fundamental de la contienda.

Rynn

Maea: Shadow of the God-Emperor Biyu