Maea: Shadow of the God-Emperor

HACIA EL FUTURO (parte I)

PJs: Frederick, Roc, Yctarán

Es un día de primavera en la ciudad de Anestaris. Yctarán de Sarik observa cómo su hijo mayor entrena con la espada junto a su maestro de armas en el patio del castillo. Entonces llega un paje, hinca rodilla y le dice que un grupo de soldados venidos de la Gran Guerra Interplanar ha llegado a la ciudad. Yctarán ordena que se les acoja y, ante el interés de su primogénito en conocer historias de la guerra, decide invitarles a cenar.

En la cena, donde asisten el príncipe y su bella hermana gemela, así como Frederick, su pareja Cristin Pall y su hija Galadriel, así como Roc Riverside y su mecenas la Duquesa de Goldfinger, se presentan el Capitán Kalper, un humano barbado, y su segundo, Balfur, un enano callado. El capitán les cuenta que sus fuerzas se retiraron del Pozo de las Sombras, de la ciudad de Penumbra, y que la cosa es preocupante, ya que ese plano tiene conexiones naturales con el Mundo Primario. Kane Stormwind está dividiendo efectivos del resto de Ecos y mandándolos al Pozo de las Sombras para evitar que las fuerzas del Centinela puedan entrar. Además les dice que durante el viaje de vuelta casi un tercio de su compañía fue despedazada durante el viaje planar: el orden planar es cada vez más caótico, pero asumen que el Centinela está al menos cumpliendo parte de sus obligaciones ya que no se está desmoronando. Va a descansar un par de días y después a volver al Pozo de las Sombras, a pesar de que lo ve todo muy oscuro.

Durante la cena un paje aparece con una sorprendente noticia: Aribella Sandrino ha llegado a palacio y solicitado una audiencia. Frederick se reencuentra con su hermana y le presenta a su sobrina, y la bella elfa les comunica que trae un mensaje de Elabrin Elkonig: la Torre Negra se encuentra estacionada cerca de Anestaris, y el elkonig desea hablar con ellos. Aunque Yctarán no olvida las penurias que el misterioso Elabrin les hizo pasar, al final accede a acompañar a sus amigos hasta la Torre Negra. Allí se reúnen no sólo con Elabrin sino con Zakari, que aparentemente ha pasado los últimos años como alumna del elkonig. Este les dice que la situación está muy mal: si Shadowfell cae, lo hará Tarkin-1 y con él todo el multiverso. Elabrin le da a Roc la Clave Pérfida, un antiguo código que obtuvo del Dios-Emperador siglos atrás y con el que Rynn puede recuperar su personalidad original. Tras esto, Elabrin decide sacrificarse para que vuelva la magia premengánica temporalmente (aunque esta después desaparecerá para siempre). El elkonig se despide de su amada Aribella y desaparece en un estallido de luz, devolviéndole a los magos del mundo sus poderes mágicos ancestrales. Zakari hereda la Torre Negra, con la que lleva a los héroes hasta el Eco donde está el enemigo reuniendo sus tropas: un mundo desierto e inclemente llamado Máscara. El antiguo magistrado Mefisto Zark, ahora trabajando para Mainyu, se encuentra en el plano y ha convencido a dos de los antihéroes más grandes del mundo, Nanek y Cyril, de que sólo ayudando a las fuerzas del Centinela será dejado su mundo intacto. Si los héroes pudieran capturar a Zark, podrían descubrir dónde se esconde el Centinela y quizás poder acabar con él.

Los héroes se dividen: Yctarán vuelve a Tarkin con la Torre Negra, mientras Roc y Frederick se infiltran en el inmenso ejército del Centinela. Este ha ocupado Carthana, una ciudad en un cráter en el centro del desierto, donde un ejército de casi dos millones de monstruos y humanoides espera para comenzar la invasión del Pozo de las Sombras. Los dos héroes se infiltran en el campamento y toman buena nota de los efectivos enemigos.

Mientras tanto, la Torre Negra llega hasta el cuartel general de las fuerzas de Tarkin, en Bedia. Yctarán le explica a Kane Stormwind y Vania Valdoff la situación, y estos se disponen a reunir el ejército en los campos de Darabont. Tras esto, Yctarán vuelve a Anestaris e informa a sus tropas de que se están movilizando. Desoyendo los consejos de Elena Silverhand, Yctarán da una (mediocre) arenga a sus tropas y se prepara para partir, no sin que antes Arcadia Anovak le entregue de vuelta el Hiperion, ya que considera que él tendrá una mayor oportunidad de luchar contra el Centinela. Tras esto, las fuerzas de Tarkin se reúnen en Darabont y se dividen en dos partes: Vania dirigirá la mitad de los efectivos a través del inmenso portal que construirá Tina y Kane dirigirá la otra mitad del ejército al Pozo de las Sombras para atraparles en el caso de que intenten cruzar el portal.

Las fuerzas tarkinianas aparecen alrededor de Carthana, pillando desprevenidos a los rufianes reunidos. Una bestial contienda de más de cuatro millones de efectivos estalla, con todos los seres imaginables de todos los planos implicados. Roc y Frederick se unen a la lucha, y pronto se encuentran a Naseth Diezfilos, superviviente del segundo Pelotón de las Ánimas, aún deseoso de venganza por la muerte de su hijo tantos años atrás. Frederick acaba con la escolta del elfo y este mantiene un igualado duelo con Frederick, que este finalmente gana acabando con la vida de su insistente enemigo.

No muy lejos de allí, un soldado orco logra derribar a Yctarán de su caballo y este, tras acabar con su oponente, se enfrenta a la doble interplanar de Aris Riverside, que grita que no está dispuesta a que nadie le arrebate su segunda oportunidad en la vida. La enloquecida mujer logra herir a Yctarán con sus poderes divinos pero este siega la vida de Aris, que muere sin decir una última palabra. Aturdido por haber matado a Aris, aunque no fuera la que él conocía, Yctarán apenas se da cuenta de que sus enemigos comienzan a retirarse y a atravesar el portal de Carthana hacia el Pozo de las Sombras, a la vez que más y más refuerzos comienzan a venir de todos los Ecos dominados por el Centinela.

No son los únicos refuerzos que llegan a la batalla. Cerca del grupo de Roc y Frederick aparece un inmenso ejército eladrin sorprendentemente dirigido por la elkonig Nai, que se revela como un avatar de la Duquesa Negra. Y junto a Yctarán, miles de muertos vivientes vestidos con armaduras negras parten de la niebla, dirigidos por el dracolich de Agaethis Björn.

Comments

Biyu

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.